Rebajas de enero

Historia del sombrero de Copa alta

Si el sombrero Bombín connotaba un futuro más democrático, el sombrero de copa, según el historiador de sombreros Colin McDowell sin duda alguna representaba "... el poder del conservatismo político y el gobierno del status quo."
El sombrero de copa tiene su origen en los sombreros altos de pan de azúcar de finales de la Edad Media y el Renacimiento. Después de una pausa en el siglo XVIII donde el tricornio y el bicornio (también conocido como sombrero de tres picos) suplantaron al sombrero alto como la moda del día, el sombrero alto, en sus diferentes versiones, la más notable fue la forma de tubo de estufa que ahora conocemos como sombrero de copa, volvió a dominar a fines del siglo XVIII. Su reputación se estableció firmemente cuando, en 1890, St. James Gazette escribió: "Cuando nos dicen, 'Es un tipo que usa un sombrero de copa y una levita', sabemos perfectamente bien qué tipo de persona es" Cuando Edgar Degas pinta su serie de Retratos en la Bolsa de Valores, ciertamente está comentando sobre este segmento de la sociedad, sofocada y desconectada. Por supuesto, los psicólogos freudianos tenían sus propias interpretaciones sobre estos sombreros y quienes los usaban los consideraban como símbolos fálicos.

Por muy divertidos y poco prácticos que puedan parecer los sombreros de copa para nuestras modernas percepciones sobre la moda, han resistido la prueba del tiempo. Es cierto que después de la aparición del automóvil a principios del siglo XX y el ajuste poco práctico del sombrero de copa (literal y figurativamente) en la Edad Moderna, la popularidad del sombrero de copa decayó. Sin embargo, este sombrero es un superviviente. Los estudiantes los buscan para eventos formales. Los sepultureros y los cantantes de villancicos todavía usan sombreros de copa como parte integral de su vestimenta. El sombrero suele usarse en bodas y en los días de las grandes carreras. El sombrero de ópera plegable, también conocido como Gibus, que lleva el nombre de su inventor el francés Antoine Gibus, sigue siendo lo suficientemente popular como para que hoy en día un fabricante de Nueva York tenga un negocio exitoso produciendo únicamente este sombrero. Y el Tío Sam, símbolo de los Estados Unidos democrática, por alguna razón todavía prefiere un sombrero de copa; tal vez con todas sus connotaciones elitistas, el sombrero de copa todavía era un movimiento en la dirección correcta desde la corona.


¿Interesado en algo más que la historia de los sombreros de copa? Comprar sombreros de copa.


REGRESAR A SOMBREROS ICÓNICOS